Clima Tijuana

lunes, 7 de marzo de 2011

QUIÉNES ESTÁN EXPUESTOS A LAS DROGAS

Ana María garduño Gaxiola

El problema de las drogas es mucho más amplio que los dilemas médicos y sociales que nacen del abuso de las drogas. A nuestro alrededor existen toda clase se sustancias que nos afectan químicamente y que penetran en nuestro organismo, así no ingiramos jamás una pastilla o píldora de la medicina alópata.
Los jabones, enjuagues, desodorantes, y depilatorios de baño; son drogas (de menor grado), lo son también los detergentes, limpiadores, pinturas y disolventes, los fertilizantes, insecticidas y herbicidas. No existe una sustancia en nuestro entorno que en ciertas circunstancias, no obren como droga. Hasta el agua destilada más pura, ingerida en grandes cantidades puede robarle al organismo tanta sal que produzca un estado semejante al agotamiento por calor. Sin un conocimiento más profundo de las drogas, la civilización corre el gran riesgo de envenenarse a sí misma con las grandes cantidades de desechos industriales y químicos. Las drogas son evidentemente "Hijas de la civilización".
Hace poco más de un siglo que Inglaterra libró dos guerras contra China para mantener abierto el trafico de opio. Puede decirse que la revolución de las drogas comenzó en 1806, cuando el boticario alemán, Friedrich Wilhelm Adam Serturner, aisló del opio unos cristales amargos e incoloros, a los que describió con corrección como "el elemento narcótico especificado del opio", además existe el LSD que produce algunos trastornos parecidos a la esquizofrenia, hace que el individuo se retuerza aterrorizado por visiones infernales, o que se crea tan invencible que se atraviese al paso de los autos. No siempre desaparecen estos efectos, la droga suele llevar a la locura.
Las drogas que más fascinan (LSD, haxix, cocaína, heroína, opio, cristal, etcétera) "inspiran" o te orillan al crimen; afecta al cerebro y espina dorsal. Estos órganos componen el Sistema Nervioso Central, el centro de control no sólo del cuerpo en sí, sino también las sensaciones, las emoción, el pensamiento y todo lo que llamamos mente, al entrar estos en contacto con las drogas, alegran, deprimen, excitan adormecen; embotan el pensamiento, deformándolo en visiones estáticas o dantescas.

A lo largo de la historia hemos visto como todas las drogas tienen la "virtud" de alterar en grado mayor o menor, la percepción del hombre que tiene de sí mismo y del mundo que lo rodea, "limando los ásperos contactos" convirtiéndolas en codiciados artículos de gran demanda.
Es difícil definir la adicción, y lo es aún más por la confusión que produce el empleo que los mismos médicos hacen de términos como "adicción física", "adicción Psicológica", etcétera. De manera general se puede definir como el uso compulsivo de una droga en grado que menoscaba seriamente la aptitud de quien la usa, un adicto no toma la droga porque quiere, sino porque tiene que tomarla. Esta compulsión a consumir, puede provenir de la naturaleza química de la droga o de la situación social o psicológica en que se consume, dominando a tal grado la vida del adicto que le deja poco o ningún tiempo y energía para las actividades constructivas.
La cocaína en dosis altas puede llevar a la paranoia y a la conducta violenta. Como dijo un adicto a ella, "si no está uno idiota antes de usarla, es seguro que se volverá con ella". Las anfetaminas que no contienen cocaína parecen tener parecidos efectos. Los derivados del opio menguan o acaban con el deseo sexual, la marihuana tiene un efecto semejante, aunque menos intenso. Si los adictos tuvieran conciencia de lo que significa engendrar hijos, estando activos en el consumo de estas drogas, dejarían de hacerlo, ya que estos bebes padecen los síntomas de la adicción desde el vientre materno y después del nacimiento, sufren etapas convulsivas por la falta de droga.
la relación principal entre las drogas y el delito, el asesinato, no se debe únicamente al efecto fisiológico de ellas, sino también a la necesidad de contar con dinero, mucho dinero para poder comprarlas, dinero que casi siempre ha de conseguirse por medios ilícitos. Los verdaderos riesgos de la adicción son graves y depende casi siempre de tres factores: El farmacológico, que es el que actualmente se está desarrollando en los Estados Unidos de Norteamérica, y que ha logrado legalizarse en 14 estados de esa entidad, el 60 % de los estadounidenses aceptan el consumo de marihuana con "fines medicinales": Organizan coloridos y educativos desfiles y festivales, crean universidades especializadas en el uso y cultivo de la marihuana; alentando el consumo y utilización legal de ésta. El uso médico y recreativo de la marihuana recibe cada vez más atención de sus políticos porque la compensación en recaudación de impuestos es millonaria. Hasta los invernaderos caseros se permiten en EU ahora.
Que lindos los norteamericanos ellos sí y que saben hacer dinero, con una pequeña inversión de 10 000 dlls los ciudadanos norteamericanos inician su negocio como "terapeutas" y en un año se produce más de 1 000 000 de dlls en ventas ¡que prácticos! Mientras en México, las calles se llenan de sangre para defender la salud de los norteamericanos y para que no les entre la droga de otros países. 32 000 muertos por una guerra contra las drogas, son el saldo en México. ¿Entonces la cuestión de la farmacéutica, el uso medicinal y recreativo no ocasiona ninguna alteración? forma, muy compleja, en que una droga interviene en las reacciones corporales  y en las que se vuelve necesaria en ellas.
El segundo, probablemente más importante, pero todavía mal comprendida, se refiere a la psicología del toxicómano individual ( articulo que anexaré posteriormente).
 El tercero, sociológica, se refiere a las pautas culturales que rodean a la droga en una sociedad o grupo étnico en particular. Es de suma importancia que estemos conscientes de la importancia de este último factor, porque en la década de los cuarentas, se inició en Sinalóa, una transformación gracias a la apertura de los grandes sistemas de riego, provocando una gran prosperidad agrícola. Coincidiendo con el auge económico; la demanda norteamericana de morfina para los soldados heridos en ocasión de la Segunda Guerra Mundial,  estimuló en Sinalóa, la siembra de la adormedera, en un momento en que Japón se había apoderado de todos los mercados del opio en Oriente. De esta suerte el narcotráfico hizo su aparición en nuestro estado y muy particularmente en Culiacán, volviéndose así una forma de trabajo y vida, una cultura sobre todo en los altos de nuestro estado. Es una responsabilidad de todos nosotros, la de transformar esta etapa, sociológica. El Estado tiene que comprender esta situación y no sólo con una "guerra" combatirla. Se tienen que elaborar programas laborales y sociológicos para cambiar este modelo cultural de más de 50 años.  Ayudemos a nuestra juventud para que retomen los valores que realmente alimentan y embellecen a la vida, alejemos todo aquello que hable de la tradicional “cultura del narco”, que son tan difundidas por medio de la música y qué decir de la tan aplaudida y laureada "literatura del narco", que nos ha llevado a la panacea del mundo como drogos y matones en Sinalóa. Mal alimentando a una sociedad que se vuelve victima del miedo, estimulando  el uso de la violencia, el abuso y la intimidación en muchos. Es responsabilidad tanto de Estado como de cada ciudadano provocar un cambio social, no permitir que esta "guerra contra el narcotráfico" entre en nuestros hogares. Cuiden y eduquen a cada miembro de la familia. Eleven la voz y hagan validas sus propuestas, es un derecho y una obligación para recuperar la paz en nuestro entorno.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tus comentarios