Bulevar Cucapah

domingo, 6 de febrero de 2011

MOLANGO, RESERVA CURATIVA PARA SENTIDOS SOBRE EXPLOTADOS

Ana Laura Bojórquez Almazán

Hay pocas vivencias no prometidas, no anunciadas. La geografía escarpada de Molango (en el estado de Hidalgo) a orillas de la autopista, pero en pendiente pronunciada y descendente, es lo primero que espero, y esta ahí.

Antes de ir a Molando; y dado el carácter de fuga sentimental que éste iba a tener, recorrí varias librerías en busca de un título como: “Como seguir al lado del hombre que ama, pasando por alto sus defectos.” con otras palabras, claro. Nada se acerco tantito a esa dicotomía. Bien eran valientes tratados de autodominio (para el truene); o mantras de amor que podían provocar la tan temida llamada quebranta orgullo. Así que para no arriesgar ni mi esperanza ni mi ego, abandone la idea de llevar un libro que diese luz a mis dudas sentimentales.

Dios en cambio le da importancia a pequeños caprichos, y un día antes de salir, un par de amigas me obsequiaron un libro del Mario Benedetti, uruguayo entrañable. Ya resguardada en una de las pocas posadas del pueblo ojee el libro y un extracto de uno de sus poemas se lee:
“Solo con ese gajo de corazón
Que no traiciona
Que lava sus hechizos
En la sangre fiable que sin pausa bombea
Se puede sobrevivir en el vacío
mientras se aprende a respirar.”
Ese era mi libro de viaje, y con ese gajo de corazón, y un rico atole de nuez, por la mañana emprendí el camino del pueblo al lago prometido. Después de conocer el resto de pueblo (siempre en pendiente pronunciada) la densidad de las construcciones empezaron a ceder paso a más vegetación, y por momentos la escarpada bajada descubría cachitos de lago que disfrute con gran saciedad.

Por fortuna el conductor me evito una larga caminata por mi desconocimiento. ¿A donde va? Algunos gramos de ingenuidad que aun fluyen en mí preguntaban: ¿Alguien quisiera ir a otro sitio que no fuese el lago? Me hicieron balbucear “no soy de aquí, me dijeron que en el lago hay restaurancitos..” -baje aquí.

Como turista ansiosa, a unos pasos decidí la primera foto, por si después no paso por este ángulo o no hay la misma luz, bla bla. A cada paso la belleza y perfección me parecieron más inverosímiles. Sentía estar invadiendo una locación de cine costosa. Me preguntaba ¿por que se cree que estos lugares ya no existen?. Por que se da por hecho que solo una gran inmobiliaria o constructora pudiera diseñar el destino idóneo a mis anhelos de viajera.

Lo simple de su muelle, única estructura humana cercana a sus orillas. Un segundo camino oculto a 10 mts del principal, ambos de terracería llana  rodeando la circunferencia del lago. Las dos isletas centrales revelándome uno de los árboles más grandes y frondosos que se pueden apreciar. Una paleta extensa de verdes que mi ojo aun es capaz de distinguir fueron mas de lo que esperaba.

Lo que hay por describir compite  a palmo por una serie de carencias mas que afortunadas: contadísimas casas a su alrededor (y, ¡oh bendición!, en una sola de las caras de las colinas que lo rodean. La inexistencia visual de Molango, el pueblo. La ausencia de letreros, señalamientos, restricciones, tiendas, puestos, remeros, y todo aquella “industria turística” fue una autentica bendición. Las dudas se desvanecieron ante el centellante mar de estelas matutinas del verde lago.

Decidí almorzar en el segundo de dos restaurancitos al lado del muelle. Es por de más decir que esas ausencias palpables para alguien acostumbrado a tolerar toda clase de excesos, tienen correspondencia con el trato y el menú de la carta. Solo cinco platillos y uno (cecina) que no había, quedaban cuatro. Mi bien educada indecisión se mostró por dos platillos con camarones “Al mojo de ajo” el favorito de mi amorcito, y un cerveza ¿Por qué no? no iba a manejar, ni a besar, ni a morirme por una cerveza.

La distancia, la soledad, la geografía desconocida son los elementos invocativos para la catarsis
Los flujos retenidos y la verdades contenidas fluían simplemente.
El resto del día fue exquisito sentada bajo espesa sombra a una altura de estadio, pude terminar de extasiarme de ese lago que mi inconciente informativo me susurraba: va a morir pronto este portento (por la política desastrosa de protección al medio, por intereses personales, y por toda esa basura humana que protege todo menos lo importante). Y querer ignorar esa voz. Déjame disfrutarlo únicamente por este momento era la suplica callada de mis sentidos que ya empezaban a descansar de tanto falso estimulo. El resto del libro fue madurando con la tarde y la claridez enseguecedora de su reflejo maduró a un verde esmeralda, verde pino y sepia serio a mitad de la tarde.

EL FUTURO PERDIDO

                                                                                                                    Ana Maria Garduño Gaxiola

El 12 de septiembre de 1872 cuando Owen descubrió  a sus ojos la bahía de Ohuira, quedó demarcada toda una historia para los habitantes del norte de Sinaloa, suceso histórico que nos explica cómo esta bahía se comunica por un profundo y navegable canal con la de Topolobampo y que ésta a su vez se comunica a través de un estrecho pasaje comprendido entre Punta Copas y la isla de Santa María con el Golfo de California. Esta formidable ruta representaba a los ojos del mundo un nuevo Golden Gate (Puerta Dorada), como la que separa el Océano Pacifico de la Bahía de San Francisco. El general Porfirio Diaz, en su afán de colonizar las desérticas regiones del Norte del país, otorgó los permisos de colonización y de estos se valió Owen para traer su Colonia Socialista a Topolobampo.

 En 1897 el Gobierno de México otorga a Owen y a sus socios de El Fuerte enormes extensiones de terrenos nacionales para la colonización, con la condición de que los colonos fueran única y exclusivamente europeos y asiáticos. Era manifiesta la desconfianza que abrigaba don Porfirio Diaz con respecto a la importación de ciudadanos norteamericanos. Es indiscutible que para esas fechas ya habían causado mella las diversas manifestaciones hostiles y de anexión que se habían hecho patentes en Arizona, California y en Washington, por norteamericanos empeñados en hacer crecer su territorio en E. U. a costa de nuevas confiscaciones a México.

Owen, nació en 1947 se recibió de Ingeniero Civil en el Colegio de Media, Pensylvania en 1970. Por unos meses es nombrado supervisor de obras públicas en Chester, por los cambios de política Owen pierde su privilegiado nombramiento de “genio” en la planeación urbana, posteriormente encuentra trabajo como topógrafo y cadenero en la construcción de un pequeño ferrocarril. En 1870 el presidente Juárez, después de cruentas guerras contra la intervención francesa y el Imperio de Maximiliano, decidió que el país entrara en el desarrollo integral, creando un nuevo y moderno sistema de comunicaciones, reemplazando los viejos caminos reales, las diligencias y otros anticuados medios de transporte por métodos más modernos como lo era el ferrocarril, que eran suministros de comunicación rápidos y seguros en Europa y E. U.
En 1971 Albert Kimsey Owen, fue enviado para que marcara el primer trazo del Ferrocarril del Centro, que terminaría en el Paso del Norte, para el cual ya existían desde 1848 los trazos y estudios topográficos adecuados.

El doble sueño de Owen que nació aquella noche de septiembre fue crear un refugio seguro, profundo y extenso para la marinería, que el puerto de Topolobampo se convirtiera en un lugar indispensable, en el ideal de todos los hogares, sobre todo entre los pueblos dedicados al comercio, hasta para las republicas de América del Norte, que utilizaran sus ventajas y que Topolobampo se convirtiera en el lugar favorito para el intercambio comercial entre los pueblos de todo el mundo. La formación de un moderno puerto que rivalizara ventajosamente con San Francisco, California, en movimiento comercial, marítimo y de desarrollo en sus fases agrícola, minera, industrial y forestal. Y el magno programa de colonización norteamericana,  integrado  en una colonia socialista sin clase, propiedad comunal y abolición del dinero. Y el otro  Owen tenía una gran habilidad y capacidad imaginativa que le permitía cambiar el pensamiento más escueto y tétrico en un  Y aun cuando algunos de los que lo siguieron


       Los Mochis ciudad prospera y moderna aunque sus orígenes se remontan al final del siglo XIX, su fundador Albert K. Owen creó una colonia al estilo americano, diseñada con amplias calles y avenidas, trazo urbano que le distingue en la actualidad, es  uno de los emporios agrícolas más grandes del país, ofrece al visitante además de la franca hospitalidad de su gente, la visión inigualable de los enormes y fértiles Valles de El fuerte y El Carrizo.
El Ingenio Azucarero, El Parque Sinaloa y jardín botánico en una extensión de 16 hectáreas, con un acerbo de árboles y plantas traídos de la India, Filipinas, Indonesia, Java, y flora de la región.
El Museo Regional, El emblemático Cerro de la Memoria, El Parque 27 de Septiembre y su moderna zona residencial, un campo de golf, excelentes restaurantes, centros de diversión, grandes centros comerciales, modernos hospitales, excelente agua potable, parque industrial, y servicio diario de transbordador ( Ferry) de pasaje y vehículos abordando en el cercano puerto de Topolobampo ( 20 km. ) a la Ciudad de la Paz Baja California.

Los Mochis es también conocida como la puerta a las “Barrancas del Cobre” abordando el ferrocarril de Los Mochis a Chihuahua Se le conoce también como la puerta al Cañón del Cobre, y se ubica dentro de la Escalera Náutica integrada por el circuito Barrancas del Cobre-Mar de Cortés.
Es el punto de partida del tren panorámico Chihuahua al Pacífico, que conduce directamente al corazón de la mágica sierra Tarahumara.

Los Mochis, cabecera del municipio de Ahome, es un lugar que la naturaleza a privilegiado pintando sus mejores trazos que muestran los rincones de su pueblo, de su gente, de su tierra fértil y generosa, de alegría, estallidos de sol, brisa marina, vetas de progreso en sus campos y mares; sin perder su rica trayectoria histórica de profundas raíces culturales legado de una laboriosidad productiva y hospitalaria que hoy ofrece a los que lo visitan.

ZONAS TURISTICAS Y ARTISTICO-CULTURALES
Centro de Innovación Educativa
Museo Regional De Valle Del Fuerte
Cuenta con seis salas y un Mural de petroglifos que muestran las
costumbres aun existentes entre los indígenas.
Plaza 27 de Septiembre
Ideal para tomar un descanso y observar Iglesia del Sagrado
Corazón de Jesús de estilo ecléctico semiclásico
Parque Sinaloa y Jardín Botánico
Recreación y esparcimiento para toda la familia, 13 hectáreas
para practicar deportes ideal para días de campo.
Lugares Especiales para Eventos
SALA DE EXPOSICIÓN DE LA ESCUELA VOCACIONAL DE ARTE
prolongación Álvaro Obregón s/n TEL: (668) 815 51 11 CAP. 120 PAX
se pueden llevar acabo conferencias, conciertos y presentaciones diversas
SALA AULA MAGNA DR. JULIO ALBERTO IBARRA URREA
conferencias, conciertos y presentaciones diversas CAP. 180 PAX
SALÓN CANTABRIA
Ubicado en Blvd. Álvaro Obregón 524 Pte.
Conferencias, presentaciones diversas comidas y cenas 500 pax
SALÓN MILENIO
Ubicado en av. Gabriel Leiva y Rubi s/n Tel: 668 816 08 88
Se pueden llevar a cabo presentaciones yeventos diversos Cap. 1,600 PX
SALA AUDIOVISUAL UNIVERSIDAD DE OCCIDENTE
Conferencias, conciertos y presentaciones cap. 100 PAX
COUNTRY CLUB Exposiciones, banquetes, conciertos, CAP. 1500 PAX
SALÓN SEVILLA
Ubicado en Ángel Flores # 484 A-Sur
Exposiciones, conferencias, cenas Cap. 330 Pax
ASTRO LEÓN
Ubicado en Av. Madero 1,319 Pte.
Exposiciones, conciertos, cenas Cap. 600 Pax

Ofcinas de Gobierno y Servicios de Apoyo al Visitante

CAZA Y PESCA
Cacería
Su ubicación dentro de la ruta migratoria del Pacífico, permite que esta zona del estado sea una de las mejores opciones para la cacería de pato y paloma.
Las especies de pato incluyen zarceta ala azul y ala verde, pichitali y zarceta ala canela.
Debido a que Los Mochis está ubicado en una gran zona agrícola, miles de aves migratorias como el pato y el ganso canadiense, la paloma de ala blanca, la pichihuila y la codorniz llegan a esta región.
Hay empresas en la ciudad que prestan el servicio de cacería, pregunta en tu hotel.


Pesca en alta mar
Dada su proximidad con el mar, puede practicarse con facilidad la pesca deportiva. Topolobampo y sus alrededores son de los sitios preferidos para este fin, ya que en sus inmediaciones habitan especies como marlín, wahoo, y dorado entre otros, y en sus aguas se realizan reconocidos torneos de pesca. En Topolobampo existen clubes privados de yates.


Pesca en agua dulce
Las presas regionales (ubicadas muy cerca de El Fuerte) son el sueño de quienes gustan de practicar la pesca de agua dulce, ya que especies como la codiciada lobina negra y otras más habitan en ellas. Los hoteles situados en los alrededores de las presas cuentan con renta del equipo necesario para practicarla.

SECRETARÍA DE TURISMO DEL ESTADO
Lic. Antonio Ibarra Salgado, Secretario de Turismo