Bulevar Cucapah

martes, 28 de septiembre de 2010

'Ampado directo en revisión ante la SCJN por el caso la Sosa Nostra'


 
México D.F., 28 de septiembre de 2010 (Perla Gómez / UAM – Cuajimalpa).- Después de seis años de tramitación del Juicio de daño moral (que no debió pasar de 2 años) se llega al máximo tribunal del país en espera de que predomine la legalidad y la protección de la libertad de expresión frente al daño que dicen tener figuras públicas sujetas al necesario escrutinio público de sus funciones. En la sesión se verá la viabilidad para entrar al estudio del caso en función de la trascendencia y relevancia que se exige para su procedencia.
  • Ataque indirecto a la libertad de expresión con demandas interminables:
  • Ante la negativa de amparo el periodista y escritor Alfredo Rivera Flores presentó el recurso de revisión ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El expediente es 1057/2010, por turno se le asignó el caso a la Ministra Olga Sánchez Cordero.
  • El 6 de octubre, acorde a la lista de sesiones se verá el caso en donde está en juego la libertad de escribir libros que documenten la historia a través de sus actores y el escrutinio que se debe hacer a las figuras públicas en las sociedades democráticas.
  • En 2010 la Corte verá los límites de protección de las figuras públicas y los alcances de la libertad de expresión en las sociedades democráticas. Con los antecedentes en esta materia se espera que se ponga orden para evitar que se use al Poder Judicial como instrumento de ataque directo a la libertad de expresión.
  • Ante el clima actual de agresiones a periodistas no se debe permitir el uso de los juicios como instrumentos de ataque al ejercicio responsable que da cuenta de la actuación de figuras públicas en casos de interés público.
El 6 de agosto del 2004 se inició demanda por daño moral en contra de los que participaron en la elaboración del libro La Sosa Nostra. Porrismo y gobierno coludidos en Hidalgo de Alfredo Rivera Flores, prólogo de Miguel Ángel Granados Chapa, edición Miguel Ángel Porrúa, diseño de portada Enrique Garnica Ortega, formación tipográfica Libraria S. A.  de C. V., fotografía del autor Héctor Rubio Traspeña.
Un juicio que debió tardar ocho meses en primera instancia se llevó más de cuatro años para obtener la primera sentencia, convirtiéndose en una forma indirecta de inhibir la libertad de expresión a través de juicios interminables que coaccionan a los periodistas.
Al respecto hay que señalar que el actor del juicio, Gerardo Sosa Castelán, es una figura pública por los diferentes cargos Públicos que ha tenido, como: Rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, precandidato al gobierno de Hidalgo, exPresidente Estatal del Partido Revolucionario Institucional, ex Diputado Federal, secretario de la Universidad Autónoma de Hidalgo. Por otra parte las manifestaciones vertidas en el libro objeto de este litigio se refieren a cuestiones de interés público que en uso responsable de su libertad de expresión realizó el autor Alfredo Rivera, por lo que no se ataca el patrimonio moral de Sosa.
Desde la UAM-Cuajimalpa, la Abogada e investigadora Perla Gómez Gallardo lleva de manera gratuita este caso emblemático. La Fundación para la Libertad de Expresión FÚNDALEX cubre los gastos del juicio evitando la presión económica de los demandados.